Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     





(Conocer a Jesucristo lo es todo, decía el p. Chevrier. El conocimiento de Jesucristo hace al sacerdote, y a todo cristiano. El mejor lugar para conocer a Jesucristo son los santos evangelios. Qué fantástico aparece Jesús en toda la sagrada Escritura. Son tantos los pasajes proclamados en esta vigilia y día de la resurrección que los invitamos a repasar. - Nos leemos y nos escuchamos unos a otros).

 

CON JESÚS, PARTIDARIOS DE LA VIDA

Sábado 16, Domingo 17 de abril de 2022, de resurrección

Lucas 24,1-12

Carlos Pérez B., pbro.

 

Hemos celebrado la terrible y dolorosa muerte de nuestro amado Jesucristo, el regalo que el Padre nos ha enviado por su Espíritu para traernos, con sus enseñanzas y toda su persona, la buena noticia de su misericordia, de su amor, de su gracia, de su vida, la vida plena. Pero este mundo, del que nosotros formamos parte, lo ha recibido con una cruz, símbolo, por un lado, de la muerte, del odio, la envidia y el egoísmo, y, por otro lado, el lado de Dios, símbolo de la vida, del amor, de la entrega de sí mismo.

Jesucristo resucitó la noche anterior al domingo, después del anochecer y antes del amanecer. No sabemos a qué hora ni de qué manera. Mientras que los santos evangelios nos ofrecen muchos detalles de su muerte en la cruz, incluida la hora; en cambio, de la resurrección sólo nos cuentan los encuentros que tuvo el Resucitado con sus discípulas y sus discípulos, ese domingo y posteriormente. Convendría que nosotros los católicos los fuéramos conociendo poco a poco, tanto los relatos de los cuatro evangelios como los que encontramos en las cartas de los apóstoles.

Para que vayamos creciendo en nuestro conocimiento de los santos evangelios, les insisto, como cada año, en la diversidad de esos relatos del encuentro con el Resucitado: san Juan nos dice que sólo una mujer se encontró con él muy temprano al amanecer de ese primer domingo de toda la humanidad, María Magdalena, un encuentro escalofriante, un encuentro de amor profundo. Los otros evangelios nos hablan de dos mujeres (san Mateo), de tres (san Marcos) o de un grupo más numeroso de mujeres, como lo escuchamos en el pasaje evangélico de san Lucas, la vigilia pascual de este año ("las mujeres anunciaron todas estas cosas a los Once y a todos los demás. Las que decían estas cosas a los apóstoles eran María Magdalena, Juana, María (la madre de Santiago) y las demás que estaban con ellas”).

Ahora tenemos que presumir, contrariamente a aquellos y estos tiempos misóginos, que la buena noticia (evangelio) de la resurrección de Jesucristo, ha partido de la experiencia de las mujeres en su encuentro con el Resucitado. El evangelio, de principio a fin, continúa resonando a partir de los pobres, de los pequeños, de los excluidos, de los ninguneados.

En la vigilia pascual y el día domingo nos toca proclamar y escuchar una amplia variedad de lecturas de la Sagrada Escritura. En el principio Dios creó la vida, en sus múltiples formas, y vio que todo era bueno y bello. Pero el ser humano, el único que ha gozado de plena libertad entre todas las criaturas creadas, ha sembrado la muerte, desde Caín hasta nuestros días, se ha dejado atrapar en su egoísmo, se ha dejado mover por el odio, que es propio del espíritu del mal. No obstante, Dios ha continuado persistente en brindar la vida. Primero nos ha enviado profetas, los escuchamos en las sagradas escrituras, y finalmente nos ha enviado a su Hijo. Jesucristo encarnó maravillosamente el amor, no el odio, que el Padre tiene por todos sus hijos, preferentemente por los que se le descarrían, los que se pierden, los pecadores.

En este mundo nuestro en el que se enfrentan los peores impulsos de la muerte (violencia doméstica y social, hostigamiento, asesinatos, secuestros, corrupción gubernamental, privada y eclesiástica, guerra, destrucción y muerte) con los mejores impulsos del amor, de la donación, del apostolado, del consuelo, perdón, reconciliación, etc., nosotros, al celebrar la pascua de resurrección del Hijo de Dios, nos declaramos firmemente partidarios de la vida.

 


 

Copyright © 2022 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |