Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     




(Al beato Antonio Chevrier le tocó vivir en tiempos de revoluciones, y en vez de quejarse de ellas, las vio como oportunidades para despojarnos de nosotros mismos: "¿No es frecuente que Dios envíe revoluciones para castigar nuestra avaricia y nuestro apego a las cosas de este mundo y que nos haga despojarnos por los mismos fieles de todo aquello que poseemos? Es lo primero que hacen los revolucionarios: despojarnos, empobrecernos” (El verdadero discípulo, p. 316).

 

ESCUCHAR A JESÚS PARA CAMBIAR ESTE MUNDO

Domingo 25 de septiembre de 2022, 26° ordinario

Amós 6,1 y 4-7; Lucas 16,19-31.

Carlos Pérez B., pbro.

 

Estos últimos tres domingos han sido de parábolas: la parábola de la oveja perdida, la moneda perdida y el hijo perdido (y el Hijo de Dios que sale a buscar); la parábola del administrador tramposo, y ahora una parábola que nos invita a abrir nuestro corazón como el corazón de Jesucristo.

En este mes de la Biblia sigamos insistiendo en que la escucha de la Palabra es nuestra religión. Escuchamos a Dios que nos habla, lo escuchamos en sus profetas y apóstoles, pero especialmente escuchamos a Dios en su Hijo Jesucristo. Escuchar estas parábolas y discernir nuestra vida personal, eclesial y social a la luz de ellas, eso es vivir nuestra fe puesta en él. Éste es precisamente el corolario con el que Jesús concluye la parábola de hoy.

Repito, estamos ante una parábola. Jesucristo escoge los personajes, los coloca como él quiere, escoge las circunstancias, la escena, Jesús le pone palabras a cada uno, a nuestro padre Abraham y al rico. Digo esto para que veamos en la parábola toda la intencionalidad de nuestro Maestro. Desde luego que ésta, como todas las parábolas de Jesús, están tomadas de su realidad, de la vida entre el pueblo que él ha vivido con intensidad. Pero al mismo tiempo las recrea, para hacerlas Buena Noticia para nosotros y para todo nuestro mundo, para creyentes y no creyentes. Esto tenemos que ver en muchas páginas de los santos evangelios, que no son mensajes meramente religiosistas o piadosos, cultualistas, sino mensajes universales, católicos en su buen sentido (eso significa ‘católico’, universal, en griego). Valen para todos los seres humanos, individuales y colectivos, sociales.

Con qué detalles tan fuertes describe Jesús a este rico, su vida, su corazón: "se vestía de púrpura y telas finas, y banqueteaba espléndidamente cada día”… y a su puerta yacía un pobre cubierto de llagas.

¿Y al pobre? Igualmente: "cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que caían de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas”. (En una ocasión escuchaba a una persona "católica” decir que no le gustaba que le repitieran el evangelio. A nosotros los discípulos de Jesucristo sí no gusta escuchar-leer, repetir, fijarnos atentamente en las palabras de Jesús, y si es necesario leerlas y releerlas).

Jesucristo coloca al pobre a las puertas de la casa del rico, como si la puerta fuera de cristal, o como si estuviera completamente abierta. El pobre Lázaro ansiaba llenarse el estómago, no tanto con lo estaba en la mesa del rico, sino tan solo con las migajas que caían de la mesa. Tanto el rico como el pobre representan, no sólo a individuos sino a sectores de nuestra sociedad.

¿Quién no ve en esta parábola la injusticia que se vive en nuestro mundo, desgraciadamente, desde tiempos muy antiguos? Hay ricos que cuentan en sus haberes miles de millones de dólares; hay pobres que carecen hasta de lo más mínimo en muchos renglones: alimento, casa, salud, vestido, educación, servicios. Pero no vayamos muy lejos. Muchos no somos tan ricos pero no nos falta nada. Y vivimos rodeados y entreverados con la gente más humilde. Amós, primera lectura, un profeta de los verdaderos, un profeta de nuestro tiempo, se puso en sintonía con Jesucristo, hace unos 2,750 años. Conviene repasar su fuerte denuncia.

Jesucristo no solamente denuncia esta situación tan injusta que vivimos sino, sobre todo, apela a la misericordia que Dios ha sembrado en nuestro corazón. ¿Nos amenaza con el infierno? Algunos no creemos que se trate de una amenaza sino de una fuerte llamada a la conversión. ¿Es necesario que se nos aparezca el diablo o algún ángel para que nos platique cómo son las cosas en la otra vida? Claro que no, nos dice nuestro Señor. Es suficiente con que nos pongamos a leer estas páginas de la Sagrada Escritura. Si estas páginas no son capaces de movernos a la compasión, entonces ya nada nos podrá mover, ni aunque un muerto se nos aparezca. Éste es precisamente el llamado que nos hace Jesús, que, en vez de hacernos nuestra propia religiosidad, comodona, cultualista, rezandera, mejor nos pongamos a escucharlo a él, en los santos evangelios, y lo hagamos obedientemente.

No creo que Jesucristo nos esté llamando a creyentes y no creyentes a hacer "caridades”. Muchos estamos convencidos que Jesús, que tanto nos habla del Reino de Dios, nos llama a cambiar de raíz este mundo o esta sociedad tan injusta, desde el corazón de los seres humanos, para que no haya ricos junto y a costa de tantos pobres, sino que la misericordia de Dios permee por todos lados. Después de todo, este mundo únicamente le pertenece a Dios, a nadie más, sólo que lo repartimos de manera muy egoísta, como el rico epulón.

 

 

Copyright © 2022 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |