Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     




 

HACER DISCÍPULOS

Domingo de la Ascensión, 21 mayo 2023

Hechos 1,1-11; Mateo 28,16-20

 

Carlos Pérez B., Pbro.

 

En el 40° día del tiempo de pascua, siguiendo la cronología de san Lucas en el libro de los Hechos (1ª lectura), celebra la Iglesia la Ascensión del Señor. En México los obispos han pasado esta fiesta al domingo para favorecer la participación de más gente. Los números 40 y 7, en la Biblia, son números de plenitud, y así nos lo indica san Lucas: 40 días se estuvo apareciendo Jesucristo resucitado a los discípulos, y al cumplirse las siete semanas, vino el Espíritu Santo sobre ellos. Así es que, más que ver cifras aritméticas, hay que ver en estos números convicciones teológicas: la plenitud de la vida y del Espíritu del Resucitado.

Este año nos ha tocado proclamar la plenitud de la pascua de Cristo en la versión del evangelista san Mateo. En este evangelio no se nos habla de ascensión sino de una nueva forma de presencia: "yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”.

No es en Jerusalén donde se encuentra Jesucristo resucitado con sus discípulos, como así lo presentan san Lucas y san Juan, sino en Galilea. Marcos y Mateo coinciden en esto. ¿Por qué Galilea? Ya desde el principio del evangelio leemos la presentación de Jesús: "se retiró a Galilea… Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz; a los que habitaban en paraje de sombras de muerte una luz les ha amanecido. Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: Conviértanse, porque el Reino de los Cielos ha llegado” (Mateo 4,12-17). Y, al terminar la última cena, Jesucristo les había anunciado: "después de mi resurrección, iré delante de ustedes a Galilea” (Mateo 26,32). Así es que hay que volver a Galilea para seguir irradiando la vida y la salvación a partir de los pobres.

Ahí en Galilea es donde Jesús nos confía esta misión: "Vayan y hagan discípulos a todas las gentes”. Nos alegramos que en la nueva edición del leccionario romano se haya adoptado esta traducción, porque antes leíamos: "vayan y enseñen”. Y es más preciso y expresivo decir, "hacer discípulos”.

Hay que decir que Jesucristo, al resucitar, no nos mandó a poner a rezar a las personas, aunque sabemos que es bueno. No nos mandó a predicar una religión, una legislación o un tipo de moral. No nos mandó a hacer proselitismo. No nos mandó a decirle a la gente que se porte bien, que con eso es suficiente para la salvación del mundo. No. Su mandato es muy claro: nos manda a hacer discípulos. ¿Qué es un discípulo? Un verdadero discípulo, no tanto un alumno, es una persona que se deja cautivar por Otro, que aprende de él, que escucha, que se deja conducir por la palabra de su Maestro, que se deja moldear, corregir. Un discípulo es en realidad una persona que sigue los pasos de su Maestro.

Dice san Pablo en una de sus cartas, y la Iglesia nunca le ha enmendado esa página: "Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el Evangelio. Y no con palabras sabias, para no desvirtuar la cruz de Cristo” (1 Corintios 1,17).

Fijémonos bien en las formas verbales que escuchamos hoy en Mateo 28. "Vayan y hagan discípulos” es una forma imperativa, es un mandato. "bautizándolas y enseñándolas” es la manera como se hacen los discípulos. En la Iglesia todavía vivimos obsesionados por bautizar sin más ni más, como si fuera un acto de magia, como si sólo con la ceremonia bautismal este mundo se salvara.

Ya es hora de que todos nos pongamos a la obra de Jesús, hacer discípulos. Con eso empezó Jesucristo su trabajo en este mundo, llamó a las personas a la orilla del lago de Galilea, de la mesa de los impuestos, y siguió llamando gente en su seguimiento, hombres y mujeres. En otras palabras, para no quedarnos en el aire, hay que poner a nuestras gentes a estudiar los santos evangelios, a estudiar a la Persona de Jesucristo en los santos evangelios. Así se va fraguando la salvación de toda la humanidad, siguiendo los pasos de Jesús.


 

Copyright © 2023 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |