Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 


UN VERDADERO PROFETA DE JESUCRISTO
Comentario a Lucas 3,10-18, evangelio del domingo 13 de diciembre del 2009, 3º de Adviento.
Pbro. Carlos Pérez Barrera
 
     De nueva cuenta nos ofrece la Iglesia la figura recia del último de los profetas que anunció la llegada de Jesucristo, Juan Bautista. Ahora escuchamos su predicación. ¡Vaya, qué predicación! Yo no me atrevo a gritarle de esa manera a la gente y a la sociedad, menos a los que detentan el poder. En el pasaje de hoy no se leen los versículos del 7 al 9. Conviene repasarlos para comprender la pregunta de la gente. Juan le decía a los que acudían con él a bautizarse:
     "Raza de víboras, ¿quién les ha enseñado a huir de la ira inminente? Den frutos dignos de conversión, y no anden diciendo en su interior: tenemos por padre a Abraham; porque les digo que puede Dios de estas piedras dar hijos a Abraham. Y ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego”.
     En verdad que Juan no tenía pelos en la lengua. No se parece a los eclesiásticos y demás cristianos de hoy a quienes nos tiemblan las corvas para decir la verdad. Juan se metió con los publicanos: "no cobren más de lo establecido”. Y con los soldados: "no extorsionen a nadie ni denuncien a nadie falsamente, sino conténtense con su salario”. No se detuvo ni con el mismo rey Herodes a quien le denunció su adulterio y todas las cosas malas que hacía, lo que le costó la cárcel y posteriormente la vida.
     Éstos son los cristianos y profetas que necesita hoy nuestra Iglesia y nuestro mundo, éstos son los verdaderos profetas que anuncian la llegada salvadora de Jesucristo.
     Acorde con la profecía de Isaías que proclamábamos el domingo pasado en este mismo evangelio que nos decía que todo valle será rellenado y todo monte y colina rebajado, ahora Juan, de manera más explícita, nos pide: "Quien tenga dos túnicas, que dé una al que no tiene ninguna, y quien tenga comida, que haga lo mismo”. Navidad es compartir, Navidad es darse uno mismo. El Padre nos regala a su Hijo en José y María. La salvación que nos trae Jesús requiere un nuevo modelo de sociedad, un nuevo modelo de economía, más equitativa, más igualitaria, y hasta un nuevo modelo de Iglesia. Ésta será la verdadera y definitiva Navidad del mundo.

Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |