Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 


LA PALABRA DE DIOS ES VIVA Y EFICAZ
Comentario a Hebreos 4,12-13, segunda lectura del domingo 11 de octubre del 2009. 28º ordinario.
Pbro. Carlos Pérez Barrera
 
"La Palabra de Dios es viva y eficaz, más cortante que espada de dos filos”.
 
¿Cuándo nos dejaremos vencer los católicos por la fuerza de la Palabra de Dios para ponerla como el fundamento de nuestra vida cristiana?
Hay católicos que parecen enemigos de la Palabra de Dios, porque ridiculizan a los que la traen bajo el brazo, y que la citan continuamente. Que en vez de abrir el corazón porque alguien les recuerda algunos versículos, mejor se ponen a la defensiva. Es cierto que el diablo también conocía la Biblia y le ofrecía algunos versículos a Jesús en el desierto, pero Jesucristo, en vez de lanzarse contra la Biblia, mejor completaba esos versículos con otros, para hacer más integral y comprensible el mensaje de Dios.
 
Hay familias católicas que ya tienen su Biblia en la casa, lo que hace falta que aprendan a leerla cotidianamente. Hay católicos que ya leen la Biblia, pero aún no alcanzan a acoger su mensaje de manera integral. No se desanimen, la lectura y meditación constante los puede llevar a ello. De lo que se trata pues es de que la Palabra de Dios sea actúe viviente y eficazmente en nuestras vidas.
 
¿Cómo podemos decir que la Palabra de Dios es viva y eficaz si ni siquiera la conocemos?
La Palabra de Dios será viva y eficaz cuando la dejemos actuar en nuestros corazones, cuando no tanto nos portemos bien o sigamos las normas de conducta de nuestra sociedad, sino cuando sea la Palabra la que nos vaya conduciendo en nuestras personas. ¿Cómo podemos decir que la Palabra de Dios es viva y eficaz si nuestra Iglesia, en sus estructuras y procedimientos internos, se deja llevar más por los modelos que copia de los poderes de este mundo? Sólo podremos decir que la Palabra de Dios es viva y eficaz cuando toda la Iglesia se deje hacer en el modelo de la comunidad que fundó Jesús en torno suyo, en la escucha de su Palabra, siguiendo sus criterios y su modo de vida.
 
"(La Palabra de Dios) penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón”.
 
La lectura de la Biblia no es una de las tantas devociones que tenemos los católicos, como el rosario, las novenas, las imágenes, los rezos y las persignadas. No. Se trata de que esa lectura llegue hasta lo más hondo de nuestro ser, ahí donde se fraguan nuestras verdaderas intenciones. Porque el catolicismo no es una apariencia exterior. Si eres cristiano lo eres desde el fondo de tu ser hasta el exterior.

Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |