Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 


 
JESUCRISTO ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA, ¬ŅLO CREEMOS?
Domingo 22 de mayo del 2011, 5¬ļ de pascua
Comentario a Juan 14,1-12.
Carlos Pérez Barrera, Pbro.
 
     Este pasaje de san Juan corresponde a un momento de la √öltima Cena de Jes√ļs con sus disc√≠pulos, la cena de la v√≠spera de su muerte. El evangelista san Juan dedica varios cap√≠tulos a las ense√Īanzas que nuestro Se√Īor les dej√≥ a sus disc√≠pulos en esta Cena, como los √ļltimos momentos que pasar√≠a con ellos en su vida mortal.
     Nosotros volvemos a esta Cena pero ahora la vivimos en el esp√≠ritu de la pascua. Nos sentamos a la mesa con Jesucristo resucitado. Jesucristo nos ha lavado los pies, ya no con agua sino con su misma sangre derramada en la cruz; nos ha dejado su nuevo mandamiento del amor, pero ahora lo entendemos mejor porque hemos comprobado que nadie tiene m√°s amor que el que da la vida por sus amigos.
     Antes de su muerte él nos hab√≠a anunciado, para consuelo de nuestro coraz√≥n, y como una lectura de su propia muerte, su partida a la casa del Padre. Este mundo que ama la muerte le dio muerte efectivamente. Pero no se puede luchar contra la vida, la vida prevalece, la vida se impone. Entregar la vida para la obra del Padre es en realidad conservarla para siempre. Si entendemos esto, nuestro coraz√≥n, lejos de turbarse, se impregnar√° de valent√≠a y de esperanza.
     Yo preguntar√≠a a todos los cat√≥licos, de uno por uno: ¬Ņquieres ir a la casa del Padre? ¬ŅQué tantos deseos tienes? ¬ŅO cu√°les son tus anhelos, tus sue√Īos? Los verdaderos disc√≠pulos de Jesucristo caminan detr√°s de él, como lo hab√≠an hecho aquellos primeros desde que los llam√≥ hasta llegar a la cruz. Ahora Jes√ļs nos lo ratifica: yo soy el Camino. Esto quiere decir dos cosas: que Jesucristo es camino y que no hay otro. El camino de la plenitud del ser humano no es este mundo, ni su poder, su dinero o su sistema econ√≥mico, ni tantas cosas. Tampoco lo es nuestra religi√≥n, nuestra Iglesia o alguno de sus ministros. No. El camino de esta pobre humanidad es Jesucristo. ¬ŅLo vivimos as√≠ los que nos decimos cristianos? Jesucristo es el camino. No es estacionamiento, no es par√°lisis, como lo son algunas religiones, que nos paralizan en un sistema de creencias o en un c√≥digo de leyes. Con Jesucristo es preciso caminar. La casa del Padre es el hogar que so√Īamos, la meta de este itinerario humano. Es preciso caminar para llegar al Padre. El manual de nuestra caminata es el Evangelio. Cuando hablamos de Jesucristo no nos referimos al Jesucristo de nuestra imaginaci√≥n, al que nos hemos inventado en una oraci√≥n intimista. No es ese nuestro camino. El camino es el Jesucristo verdadero del que nos dan testimonio los primeros cristianos que consignaron los santos evangelios con la inspiraci√≥n especial del Esp√≠ritu Santo. Pong√°monos en contacto directo con ese Jesucristo.
     Jesucristo es la verdad. Frente a este mundo tan lleno de mentiras, tanto de los pol√≠ticos y de gente muy religiosa como de las gentes de la calle, Jesucristo resplandece intensamente como la verdad. Jesucristo siempre se mantuvo fiel a la verdad, frente a los poderosos, frente al pueblo, nunca claudic√≥ a√ļn ante el riesgo de perder la vida. Pero, m√°s que eso, los creyentes afirmamos categ√≥ricamente que Jesucristo en su Persona es la verdad sobre el ser humano, sobre la creaci√≥n, sobre el amor, sobre Dios. Todas las cosas y personas creadas adquieren su pleno sentido en Jesucristo, en él vemos reflejada nuestra perfecci√≥n.
     Jesucristo es la vida. ¬ŅQué decir ante este mundo de muerte? Al mismo Jesucristo este mundo le dio muerte. Y es lo que estamos viviendo terriblemente d√≠a tras d√≠a en estos √ļltimos a√Īos. Pero Jes√ļs es la plenitud de la vida. Si pudiéramos hacerle llegar a Jes√ļs a tantas gentes que lo necesitan: a los sicarios, a los pol√≠ticos, a los que se dicen cat√≥licos pero no conocen a Jes√ļs.
     "Yo soy el camino, la verdad y la vida‚ÄĚ. Sigamos rumiando en nuestro coraz√≥n estas palabras tan impactantes de nuestro Maestro, porque cualquier comentario sobre ellas siempre se queda muy corto.

Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |