Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 


 
 
LA MIRADA COMPASIVA DE JES√öS
Comentario a Marcos 6,30-34.
Domingo 16¬ļ ordinario
22 de julio del 2012
Carlos Pérez Barrera, Pbro.
 
 
     El domingo pasado nos dijo san Marcos que Jesucristo hab√≠a llamado a los doce y los hab√≠a enviado de dos en dos d√°ndoles poder sobre los esp√≠ritus impuros. Ellos salieron a cumplir con esta misi√≥n, mientras, el evangelista nos cuenta en los vers√≠culos que no se proclaman hoy, el arresto y muerte de Juan el Bautista.

     Después de este paréntesis nos cuenta san Marcos el regreso de los doce con el Maestro. En el vers√≠culo 30, véanlo cada quien en su Biblia o Misal, nos dice Marcos: "los ap√≥stoles volvieron a reunirse con Jes√ļs y le contaron todo lo que hab√≠an hecho y ense√Īado‚ÄĚ. Qué bello momento plasma el evangelista. El regreso es un momento que debe ser recogido por todo buen maestro y padre de familia. Cuando los hijos regresan de la escuela. ¬ŅQuién no pregunta que c√≥mo les fue? Cuando el padre regresa del trabajo, cuando la mam√° vuelve del mandado, o de una reuni√≥n, especialmente cuando se regresa de un viaje. La pregunta "¬Ņc√≥mo les fue?‚ÄĚ no  debe ser una mera costumbre formal. Se trata m√°s bien de volver la mirada y el coraz√≥n sobre lo vivido, de recoger experiencias, de ayudarnos a calar hondo en los momentos de nuestra vida. En algunos grupos se tiene en el programa el c√≥mo se vivi√≥ un retiro, un cursillo, un campamento espiritual, etc. En la familia sacerdotal del Prado, en la Pastoral obrera, se le llama "revisi√≥n de vida‚ÄĚ. Este volver la mirada sobre las experiencias vividas es un recurso fuertemente espiritual. El paso de Dios no se puede dejar ir, hay que retenerlo y asimilarlo interiormente.

     San Marcos destaca los dos aspectos de la misi√≥n: hacer y ense√Īar, palabra y obra, as√≠ era el ministerio de Jesucristo: milagro y ense√Īanza.

     La intenci√≥n del Maestro era retirarse a un lugar solitario para estar m√°s detenidamente con sus disc√≠pulos, porque la gente no los dejaba ni comer. En esta ocasi√≥n tampoco la gente se lo permiti√≥. Y Jes√ļs, lejos de enfadarse, acoge a las multitudes para seguir cumpliendo su misi√≥n de ser Maestro. Jesucristo ten√≠a motivaciones muy fuertes para detenerse a ense√Īar a las multitudes: su compasi√≥n, su mirada de pastor. Es aqu√≠ donde la Iglesia nos ofrece la palabra recia del profeta Jerem√≠as, Palabra de Dios: "¬°Ay de los pastores que dispersan y dejan perecer a las ovejas de mi reba√Īo!, dice el Se√Īor‚ÄĚ. Dios, por boca del profeta Jerem√≠as, recrimina a los l√≠deres la mala labor pastoral que han desempe√Īado. Se refiere directamente a los reyes que ha tenido el pueblo, lo podemos leer en el cap√≠tulo anterior. No es s√≥lo el anuncio de castigo para esos dirigentes sino también la promesa de enviar a un pastor salido del tronco de David. Esa promesa se ha cumplido cabalmente en Jesucristo. Él es el buen pastor que mira compasivamente a aquellas gentes de Galilea, tan llenas de enfermedades, de ignorancia y de tantas necesidades. Por ello se detiene a ense√Īarles. Y parte de su ense√Īanza ser√° el darles de comer, milagro de los panes que proclamaremos, Dios mediante, el pr√≥ximo domingo en el evangelio seg√ļn san Juan.

     ¬°C√≥mo necesitan hoy en d√≠a nuestras gentes de ser ense√Īadas! En las cosas de la vida, de la familia, del trabajo, de la sociedad, de la pol√≠tica, en las cosas de nuestra fe, etc. La ignorancia es la madre de muchos problemas. Si tan s√≥lo les ense√Ī√°ramos la Palabra de Dios, c√≥mo se iluminar√≠a su vida en todos los aspectos. Si les ense√Ī√°ramos a Dios, a su enviado Jesucristo, c√≥mo cambiar√≠a la vida de cada persona y de todo el mundo.


Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |