Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 


 
 
JESUCRISTO ES NUESTRA ALEGR√ćA
Comentario a Lucas 3,10-18.
Evangelio del 3er. domingo de adviento, 16 de diciembre de 2012
Carlos Pérez Barrera, Pbro.
 
 
     La Iglesia nos convoca a la alegr√≠a en este tercer domingo de adviento con la Palabra de Dios que hemos escuchado: dos profetas, Sofon√≠as e Isa√≠as, el ap√≥stol Pablo, e incluso con el pasaje de san Lucas. Escuchamos:

     "Canta, hija de Si√≥n, da gritos de j√ļbilo, Israel, g√≥zate y regoc√≠jate de todo coraz√≥n, Jerusalén‚ÄĚ (Sofon√≠as 3).

     "Griten jubilosos, habitantes de Si√≥n, porque el Dios de Israel ha sido grande con ustedes‚ÄĚ (Isa√≠as 12).

     "Alégrense siempre en el Se√Īor; se lo repito: ¬°alégrense!‚ÄĚ (Filipenses 4).

     El motivo de nuestra alegr√≠a es la cercan√≠a de la llegada del Se√Īor. Est√° cerca la navidad. ¬ŅCu√°l navidad? La de los regalos y las compras, de las comidas y las bebidas. Pero también la otra, la de nosotros, la navidad del encuentro con el Se√Īor, la de los corazones abiertos, la navidad del alma, la navidad de los pobres, la navidad de los creyentes, de los que celebran la llegada del Se√Īor al pie del pesebre.

     ¬ŅCu√°ntos de nuestros cat√≥licos conocen realmente a Jesucristo? ¬ŅCu√°ntos lo est√°n conociendo en el estudio de evangelio, cu√°ntos se han enamorado de él, de su pobreza, de su pesebre, de su vida de marginado, de esa persona y personalidad que transparenta a todo un Dios? Ese Jesucristo que no es una imaginaci√≥n o producto de una piedad superficial. Quienes lo conocen realmente y lo est√°n conociendo, tienen un motivo profundo para estar alegres, porque ese Jesucristo verdadero es la buena noticia para este mundo.

     Eso es lo que anuncia Juan bautista, la buena nueva, a pesar del primer impacto que nos provocan sus gritos y sus rega√Īos. Repasemos, para entender mejor este pasaje, desde el vers√≠culo 7, justo donde cortamos la lectura el domingo pasado. Juan se dirig√≠a a la gente con estas "amables‚ÄĚ palabras: "raza de v√≠boras, ¬Ņquién les ha ense√Īado a escapar del terrible castigo que se acerca?‚ÄĚ Como que nos da la impresi√≥n que esto no sintoniza con la convocatoria a la alegr√≠a de este tercer domingo de adviento. Y sin embargo s√≠. San Lucas subraya que estos anuncios son una buena nueva para el pueblo. Es que la buena nueva no nos la ofrece Juan envuelta en papel celof√°n, con mo√Īo y cajita elegante. No. El bautista nos la propone tal cual, sin envolturas, as√≠ como viene de Dios. La buena nueva en persona es el que bautiza con Esp√≠ritu Santo y con fuego (no con agua calientita como cuando nos ba√Īamos). Esta buena noticia en persona, llamada Jesucristo, trae un bieldo en la mano para separar el trigo de la paja. Desde luego que quienes son paja en este mundo pensar√°n que Jesucristo es mala noticia, pero no as√≠ para quienes son buen grano. Tampoco nosotros nos consideramos dignos de desatarle siquiera las correas de sus sandalias, pero nos sentimos fuertemente honrados con que venga a nosotros.

     ¬ŅQué debemos hacer?, pregunta la gente, y debemos hacernos la pregunta también a nosotros mismos. Juan nos impide que nos quedemos en el aire, en las buenas intenciones o en los meros buenos sentimientos. Navidad es compartir con los pobres, navidad es salirnos de nosotros mismos, navidad es abrir el coraz√≥n a Dios y al hermano, navidad es paz verdadera. La navidad es alegr√≠a para todos o no es navidad.

Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |