Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 


 
 
LOS PAGANOS NOS EVANGELIZAN
Comentario a Lucas 7, 1-10.
Evangelio del domingo 9º ordinario
2 de junio del 2013
Carlos Pérez Barrera, Pbro.
     Este pasaje nos parece curioso porque menciona a un oficial romano, es decir, un hombre que tiene poder humano. También nos parece curioso que san Lucas mencione con tanta naturalidad a los ancianos de Cafarnaúm, es decir, hombres maduros en la fe, pero judíos, y que éstos intercedan a favor de un oficial romano, quienes no gozaban de la simpatía del pueblo judío. En este caso el oficial se había ganado la simpatía de los dirigentes porque quería al pueblo y les había ayudado a levantar la sinagoga. Pero hay otros elementos que están en sintonía con el evangelio: se trata de un extranjero y de un criado. No solamente los ancianos de Cafarnaúm interceden a favor del oficial y su criado, también san Lucas y su comunidad lo hacen, y Jesús mismo, quien se encarga de presentarlo como una buena noticia ante nosotros, los creyentes de toda buena noticia que sale de los labios del Maestro.

     Así es que estamos ante un caso excepcional. Una persona que tiene poder mundano es difícil que quiera a la gente, que sea humilde y que sea creyente. Porque generalmente el poder y el tener se apoderan de la persona y lo corrompen. El poder impregna de soberbia y de egoísmo; lo vemos tantas veces en los gobernantes. El poder transforma a la persona, lo hemos visto en quienes comienzan siendo libertadores del pueblo y terminan siendo sus opresores.

     Los ricos y poderosos se sienten dueños de Dios, de la Iglesia, del sacerdote y de la sociedad.

     Si nos fijamos bien, en este pasaje Jesús no hace ningún gesto de curación, ningún ademán, ni pronuncia ninguna palabra de curación. ¿Cómo aparece Jesús aquí? Silencioso, escucha, lo único que hace es reconocer y sorprenderse de la fe de este extranjero. Por eso vemos aquí que se cumple más claramente lo que Jesús en otros lugares dice: tu fe te ha sanado. La fe es sanadora, la fe consigue imposibles. ¿Un pagano es capaz de tener fe? El pueblo judío consideraba que los paganos eran incapaces de tener fe en el Dios verdadero, si acaso los aceptaban como simpatizantes. Pero Jesucristo, que tiene una mirada que penetra el corazón de las personas, reconoce la fe de las personas más allá de su religiosidad.

     Además, Jesús, al reconocer la fe del oficial, nos está dando otra muestra de que las personas de este mundo, a la par con él, también son buena noticia. Hay gentes en este mundo que son más creyentes que nosotros, los que nos decimos católicos, que son más espirituales que nosotros, que son más serviciales y agentes de caridad que nosotros que nos mantenemos en el culto y la oración. Y no hablemos tanto de nuestros hermanos cristianos no católicos, sino sobre todo de las personas que militan en los movimientos sociales y de defensa de los derechos humanos. ¿Ejemplos? Quienes se dedican a rehabilitar a los adictos, quienes luchan contra el cáncer infantil, quienes se afanan por hacer valer los derechos de los campesinos y de los indígenas, aún a riesgo de sí mismos, como lo hemos sabido en el municipio de Carichí. Sería bueno rescatar los nombres de esta infinidad de personas.
    
     Tengamos la mirada penetrante de Jesús, para apreciar los valores de ellos, y para dejarnos evangelizar por esas gentes.

 

Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |