Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 




LOS PUBLICANOS Y LAS PROSTITUTAS

Comentario al evangelio del domingo 28 septiembre 2014, 26º ordinario

Mateo 21,28-32.

Carlos Pérez Barrera, Pbro.

San Pablo nos llama a contemplar a Jesucristo. Ésta es la espiritualidad que debemos cultivar los cristianos: más que llenarnos de devociones, debemos contemplarlo en los santos evangelios: cómo era, cómo se comportaba, cómo trataba a las personas, a los pobres, a las autoridades judías y romanas, con quiénes se juntaba, y si pudiéramos saberlo, hasta cómo se vestía, cómo comía y por qué; qué lugar ocupaba en aquella sociedad tan religiosa, ¿se enojaba?, ¿levantaba la voz o siempre hablaba con suavidad? El llamado que nos hace san Pablo en su carta a los Filipenses es éste: "tengan los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús". Tengamos pues los mismos sentimientos de Cristo, sus mismas actitudes, sus comportamientos, en fin, seamos como Jesucristo.

Así es que, ¿cómo vemos a Jesucristo en el evangelio de hoy? Él había llegado a la ciudad de Jerusalén, desde Galilea, entre el bullicio de sus acompañantes. Pronto se dirigió al templo y ahí, con esa clara conciencia de que la relación de las personas con Dios debía ser otra, chocó con esa estructura cultual que no salvaba, tanto su estructura material como la formada por las personas con toda su legislación y su religiosidad. ¿Qué hizo Jesús? Expulsó a los vendedores de sus atrios, lo hizo como una señal de que ese templo y su estructura religiosa no era la relación debida con Dios. Los ancianos y los sumos sacerdotes se le acercan por ello a Jesús para cuestionarle su autoridad para realizar acción tan atrevida. Jesucristo no contesta su pregunta. Notemos que ante el pueblo Jesucristo no era un personaje importante, era un galileo simple, con la consideración que tenían los judíos acerca de los galileos, alejados de Dios, pueblo de la oscuridad, increyentes. Jesús era un artesano, no era funcionario del templo, no era un maestro con credencial autorizada. Pues este galileo marginal se pone al tú por tú con estas personas tan acreditadas ante el pueblo. Jesús no les responde con qué autoridad lo hace, pero sí les dirige estas parábolas: la de los dos hijos, la de los viñadores homicidas y la del banquete desairado.

El primer hijo enviado a la viña por su padre dijo que sí iba, pero no fue. El segundo dijo que no quería ir, pero siempre sí fue. Los ancianos y los sumos sacerdotes y toda la clase dirigente del pueblo están representados en el primer hijo. Con su religiosidad le están diciendo a Dios que sí van, pero con su conducta, con su religión tan estrecha como excluyente, le están volviendo la espalda a Dios. Además de lanzarles en su cara, peor que una bofetada, estas parábolas, recurre a una comparación que nos parece, a nosotros que somos tan persignados, muy agresiva: los publicanos y las mujeres de la mala vida les llevan la delantera en el camino del Reino. Seguramente nadie les había lanzado una comparación tan fuerte como sacudidora, y menos se lo habría dicho nadie en su propia cara. No era una acusación gratuita o carente de fundamento. La gente de mala vida se convirtió por la predicación de Juan Bautista y por su testimonio, en cambio ellos prefirieron permanecer en su religiosidad cerrada e intransigente, excluyente y antihumana, que no estaba en sintonía con la voluntad de Dios.

Repito, para que seamos cristianos calcados en Jesús: contemplemos a Jesucristo: ¿cómo es él, cómo es su palabra, desde dónde llega, a quiénes se dirige? Y sobre todo veámoslo ahora en las mismas condiciones, en las mismas circunstancias. Veámonos a nosotros mismos, veamos a nuestra sociedad. ¿En qué lugar se coloca hoy Jesús? ¿Del lado de quién? ¿Qué llamados nos dirige? ¿En qué lugar estamos nosotros? ¿Cómo es nuestra religiosidad?

Tenemos que revisar nuestra religiosidad: nos consideramos creyentes, cristianos, católicos, pero nos hemos llenado de rezos, de devociones, de prácticas piadosas, de ceremonias, y nos hemos quedado atrás de los más pecadores, en el camino del Reino. No son los rezos sino nuestras obras de conversión lo que cuentan, el poner en práctica la voluntad de Dios, su Palabra revelada en Jesús (lo decimos con más fuerza en este mes de la Biblia)

 Nos hemos hecho una imagen muy distinta de Jesús, como si él fuera un sacerdote del templo de Jerusalén o un clérigo de nuestros tiempos, una persona muy estrecha, muy seria, prudente, recatada, incapaz de decir algo en contra de personas respetables. No podemos imaginarnos a Jesús con alzacuello y encerrado en un estrecho círculo de la religión.

Dejemos que la Palabra nos cambie, que nos haga tan abiertos como Jesús, tan libres, tan enteros, tan valientes, tan claridosos, tan poco "persignados”, tan poco clericalistas, tan "paganos” y amigos de pecadores como Jesús.

 


Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |