Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     





SUMERGIRSE EN EL ESPÍRITU

Comentario al evangelio del domingo 15 de enero de 2017

2º ordinario

Juan 1,29-34.

 

Carlos Pérez Barrera, Pbro.

 

El segundo domingo del tiempo ordinario la Iglesia nos ofrece siempre un pasaje del evangelio según san Juan, para  luego dejarnos con alguno de los sinópticos. En el ciclo A proclamamos este pasaje del testimonio de Juan bautista; en el ciclo B, el llamado de los primeros discípulos; y en el ciclo C la bodas de Caná.

El evangelista san Juan no nos dice que Juan bautista bautizó a Jesús, sólo que dio testimonio de él. Es bueno que todos los católicos vayamos teniendo conocimiento de los santos evangelios y vayamos identificando a cada uno en sus diversos detalles, en sus propias finalidades.

Las lecturas de la liturgia de hoy centran nuestra atención en la persona de Jesucristo. Isaías, en la primera lectura, lo presenta como el siervo de Yahveh. No es la imagen que quisiéramos presentarle al mundo de un Cristo todo poderoso. Al contrario, Jesús se ha hecho servidor, no solamente de Dios sino del pueblo, del pueblo más pobre. Así lo contemplaremos en la secuencia que haremos del evangelio según san Mateo en los siguientes domingos del tiempo ordinario. Ser servidores es nuestra vocación de cristianos. Es Jesucristo el que nos convoca en su misma persona a ser tales para el mundo, para el pueblo más amolado. San Pablo nos dice que él es apóstol por vocación de Cristo.

El cristiano es uno que ha sido llamado personalmente por Jesucristo. Nadie es cristiano por iniciativa propia, por méritos propios. Todos lo somos por la gratuidad de Jesucristo, como así lo fue san Pablo. "Por la gracia de Dios, soy lo que soy”, lo dirá en esta carta en 15,10. Nuestro trabajo que debemos tomarnos muy en serio, es conocer progresivamente a Jesucristo, en el estudio de los santos evangelios. Y en la medida que lo vayamos conociendo, dar testimonio de él ante toda la sociedad, como valientemente lo hizo Juan bautista.

En el evangelio hemos escuchado el testimonio de Juan: Jesucristo es el que bautiza con el Espíritu Santo. Nosotros los católicos no nos tomamos muy en serio el bautismo. Cuántas cosas vemos entre nosotros. Los católicos traemos a nuestros hijos a bautizar pero la mayoría ya no regresa a la Iglesia. Viven el bautismo como un evento social. Sacan fotos, video, hacen fiestecita y la vida sigue como antes. Hay otros, que se atreven a falsificar documentos de la Iglesia, como constancias de confirmación o de matrimonio, o tarjetas de pláticas para cumplir con los requisitos. ¿Qué es el bautismo para ellos? ¿Será acaso el bautismo en el Espíritu Santo? Desde luego que no.

El bautismo es más que un baño en el Espíritu de Dios. Un baño puede pasar en un momento, y después se seca uno y ya no pasa nada. El bautismo que Jesucristo quiere para cada ser humano, es como un hábitat. Tú te sumerges en el Espíritu Santo para vivir en él, para que él viva en ti, para que sea el Espíritu como el agua para un pez, que si lo sacas, se muere. El cristiano vive del Espíritu. No basta decirlo y repetirlo. Es necesario trabajar con todos nuestros católicos para que nos vayamos abriendo todos a los impulsos del Espíritu.

Aceptemos con honestidad que actualmente nuestra Iglesia deja mucho que desear, tanto en su jerarquía como en su laicado. Nos dejamos mover por intereses materiales o meramente humanos, como el poder, el deseo de las cosas, el dinero, los recursos materiales, los honores, la aceptación de los demás. Pero la vida del cristiano es un dejarse llevar por el Espíritu, ni más ni menos lo que contemplamos en el Hijo de Dios.

El evangelista san Juan en todas sus páginas menciona 21 veces al Espíritu. Una buena tarea que podría realizar cada uno de nosotros es revisar cada una de esas insistencias para enriquecer nuestra espiritualidad y toda nuestra vida cristiana y toda nuestra vida de Iglesia con estas enseñanzas de Jesús. ¿Quién nos puede dar mejor el Espíritu sino el que lo tiene en plenitud?

 

 

Copyright © 2018 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |